Cómo generar conocimiento en una era de sobredosis de información

En una entrada anterior planteaba la problemática a la que nos enfrentamos derivada de la sobredosis de información a la que todos, pero principalmente los jóvenes, se ven expuestos hoy en día.  Nos encontramos con estudiantes que no quieren leer, no quieren pensar, no quieren analizar.  Reciben una cantidad inaudita de información a través de internet, y simplemente se limitan a aceptarla sin análisis, sentido crítico ni evaluación.

 

¿Hasta qué punto los profesores somos responsables de ésto? pero más importante: ¿cómo podemos corregir el rumbo y ayudar a los jóvenes a volver a buscar conocimiento y no simple información?  Propongo el siguiente esquema:

 

1. En el aula, no nos comportemos como “máquinas productoras de información”. Si el profesor se presenta ante sus alumnos con la información previamente digerida y analizada, ¿cómo podemos pedirle al estudiante que analice algo, que genere pensamiento crítico? Muchas veces puede pasarnos que ni siquiera dejamos que el joven conteste una pregunta; hacemos una pregunta y ¡es el mismo profesor quien la contesta!  Propiciemos mejor un ambiente de análisis y reflexión en clase.  Generemos actividades que no dependan de que el profesor transmita información, sino actividades que requieran participación activa del estudiante, lectura, investigación, análisis, síntesis y evaluación.

 

2. Fuera del aula, en casa, no pidamos a los estudiantes que entreguen de tarea “una definición de un tema”. Estas tareas solamente refuerzan el concepto de este “Homo Videns”, que no piensa, sólo ve y escucha.  Seamos cuidadosos con las tareas que dejamos… Es mejor un ensayo, una opinión personal sobre un artículo, una comparativa entre dos textos con ejemplos que apoyen el punto de vista del joven.  Hagamos que el estudiante utilice su cerebro, pidámosle que escriba con su propia mano el ensayo, que haga un collage con dibujos que salgan de su imaginación.

 

Se me ocurren por lo pronto estas dos ideas dentro y fuera del aula… ¿Quisieran compartir otras ideas para promover el conocimiento y el aprendizaje? Saludos!

Anuncios
Estándar

4 comentarios en “Cómo generar conocimiento en una era de sobredosis de información

  1. Hola Gaby,
    Me gusta tu interés en hacer cosas para procurar un cambio, es decir, no es cuestión de quedarnos inmovilizados o peor aún, quejándonos. Me gusta también que pones la mirada en el aprendiz.
    El asunto del modo como proceden muchos estudiantes me parece que es asunto complejo y multifactorial. Creo que han aprendido en su trayectoria escolar a proceder así y les ha funcionado. Romper con eso ufff cuesta a todas las partes. Ahora tienen acceso a Internet en el bolsillo todo el tiempo y con ello, un maremagnun de información, y este asunto es paradójico, la abundancia de información actual, de cualquier tipo es lo que hace aún más relevante el que sepa hacer una selección crítica de la misma. Internet en el bolsillo también es una oportunidad. Crecen los desafíos educativos en cuanto a riesgos (librarla sin realmente construir conocimiento) pero también en cuanto a oportunidad para ser aprovechada. ¿Cómo concretar esas “posibilidades” que ofrece Internet como entorno de aprendizaje?

    Pensando en el aprendizaje no sólo de mis alumnos sino en el propio me aparecen tres ideas claves: intereses propios, producir (en proyectos) y emociones.

    Saludos,
    Liliana

  2. Hola Liliana! Muchas gracias por tus comentarios, estoy de acuerdo contigo. Estas tres ideas claves me gustaron mucho, involucran ese ingrediente personal que es indispensable para apropiarse de la información y convertirla en conocimiento es decir: APRENDER. Ahora que lo pienso, la palabra aprender se relaciona con aprehender: atrapar, hacer tuyo algo. ¡Qué padre concepto! sobre todo si apoyamos e interpretamos la información a través de nuestros intereses, nuestros proyectos y nuestras emociones. Saludos!!

  3. Hola Gabriela, me gustan las dos estrategias que propones porque colocan al alumno en el camino de la autonomía, algo que me parece fundamental en todo proceso educativo. Por otra parte, evoco a San Ignacio cuando afirma que “el mucho saber harta y satiscafe el ánima sino el gozar intensamente de las cosas”, ¿cómo colocar estrategias para “dedicarse” a reflexionar, a pensar el objeto, actuarlo y vover a pensarlo.
    Saludos,

    • Hola Paco! Me gustó mucho el pensamiento de San Ignacio. Lo relaciono con un aspecto que me pareció interesantísimo en el ensayo de Brey sobre la super especialización. Resulta que los especialistas de hoy terminan siendo sabios en un área diminuta del conocimiento, pero ignorantes en el resto de las cosas que los rodean. Es justo este “estar inundado de información” sobre un tema y nada más, que te convierte en alguien que ignora todo lo demás. Hay que encontrar un equilibrio, una cosa que yo hago con mis alumnos (y con mis hijos) es tratar de provocar que REFLEXIONEN las cosas. Muchas veces hago preguntas y al instante se levantan siete manos para responder. Yo les pido que bajen las manos y primero piensen lo que les pregunté y lo que van a contestar. Me parece que dinámicas de este tipo pueden servir para fomentar la reflexión, la evaluación y el pensamiento crítico en los niños y jóvenes de hoy…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s