Ha cambiado el concepto de educación… ¿también ha cambiado el concepto de evaluación?

Buen día.  El tema que me ocupa el día de hoy es la evaluación de la educación.  Me parece un tema complejo que ha suscitado mucha polémica tanto en las escuelas como en los gobiernos de los países.  Con tanto presupuesto destinado a la educación, ¿cómo evaluarla?  Hemos sido testigos en los últimos meses del gran revuelo que ha causado en México la iniciativa por la calidad de la educación, que incluye evaluaciones a los propios profesores para medir su nivel de preparación para estar al frente de un grupo de niños, adolescentes o jóvenes a los cuales pretenden formar.

Resulta que los profesores no aceptan ser evaluados.  Realmente es un asunto contradictorio: si somos los profesores los principales convencidos de la importancia de la evaluación para medir el grado de aprendizaje de los alumnos… ¿cómo es que muchos no permiten que se les evalúe a ellos mismos?

Creo que vale la pena profundizar en el tema de la evaluación. Hay muchas posturas relacionadas con este tema, revisemos algunas de las más significativas.  Empecemos con el caso típico de un niño de tercero de primaria que tiene que aprenderse de memoria “de machete” treinta fechas y nombres para su examen de historia, que es pasado mañana.  El niño de nueve años no encuentra ningún significado en aprenderse esto pero debe hacerlo, porque va a venir en su examen.  Mediante técnicas de memorización, logra que “se le peguen” muchos de estos, y saca 8 en el examen.  Al salir del aula, este “aprendizaje” desaparece de su cerebro, no deja ninguna huella en él.  ¿Podríamos considerar ésto como una buena evaluación?

 

 

Personalmente, considero que no. Una interesante postura que encontré en el Blog “Una intención de mejora, evaluación educativa”de Antonio Sánchez Barrera, director y maestro del CEIP (Institución educativa española centrada en los procesos modernos de enseñanza/aprendizaje de los alumnos); es la distinción que hace entre EVALUACIÓN DEL APRENDIZAJE y EVALUACIÓN PARA EL APRENDIZAJE. La evaluación del aprendizaje es la evaluación sumativa simple de conceptos: Mide la cantidad de temas, fechas, números, ciudades, climas, que un alumno se pudo aprender (más bien, memorizar). La evaluación PARA el aprendizaje tiene un carácter totalmente formativo, no se centra en temas sino en objetivos de aprendizaje.  De acuerdo a Sánchez Barrera, esta evaluación para el aprendizaje conlleva las siguientes condiciones:

  • Es parte intrínseca de la enseñanza y aprendizaje (no un apéndice posterior).
  • Requiere que el profesor/a comparta con el alumnado los objetivos que se pretenden desarrollar y los criterios de evaluación que se van a aplicar.
  • Ayuda al estudiante a saber qué debe lograr y cuál es el camino.
  • Involucra al alumnado en su propia evaluación y proporciona retroalimentación para saber en qué deben mejorar y en qué punto están.
  • Asume que cada alumno/a es capaz de mejorar en su desempeño.
  • Involucra tanto a docentes como a alumnos/as en el análisis y reflexión sobre los datos arrojados por la evaluación.

 

Otra postura interesante relacionada con la evaluación, es la que contrasta la ineficacia del examen final o semestral como forma de evaluar a los estudiantes. En el blog “Evaluación educativa” del Profesor Pedro Aguirre, graduado de maestría en docencia universitaria por la universidad UTEC de el Salvador, él nos propone el uso de múltiples formas de evaluación que deben adaptarse al nivel y edad de los alumnos, y que permiten evaluar de manera efectiva el nivel de aprendizaje real de los mismos: El estudio de casos, los proyectos de investigación bibliográfica o en la web, las carpetas de aprendizaje, los mapas conceptuales, los proyectos de aula en los que  todo el grupo y el profesor “aprenden haciendo”, la investigación de campo, las simulaciones empresariales; por mencionar algunos.  Estoy de acuerdo con el Profesor Aguirre en que no es posible evaluar el trabajo de un año de un estudiante, o su “nivel de aprendizaje” a través de un examen final de 20 reactivos que miden habilidades mnemotécnicas.

A este respecto, menciono un caso referido en el blog “Innovación Educativa” de Angel Fidalgo sobre un profesor universitario:

“Conozco un profesor que no ha cambiado el proceso de formación (continúa muy centrado en la docencia), pone muchos exámenes (que evalúan la memorización) y además no avisa cuando van a ser los exámenes. Piensa que ha aplicado innovación educativa, ya que cree estar realizando evaluación continua. Esa ”innovación” pone peores condiciones a los alumnos sin que mejore su formación; en todo caso consigue lo contrario: empeorar”

Me parece que a través de estas posturas identificamos una tendencia muy clara respecto a la evaluación para la educación. Los profesores de hoy no podemos contentarnos con mejorar nuestros procesos de enseñanza-aprendizaje, también debemos centrar los procesos de evaluación en el alumno.  Es fundamental enfocarnos en evaluar para aprender y no en evaluar la memoria.  El uso de varias técnicas de evaluación, que involucran proyectos, investigación de campo, resolución de casos, participación activa del alumno en su propia evaluación; es clave para lograr una verdadera medición de lo que nuestros alumnos están aprendiendo.

Centremos nuestra evaluación en objetivos de aprendizaje, no en temas aislados.  Hagamos que el alumno participe en las evaluaciones, y que aprenda a evaluarse él mismo.  Si no hacemos esto, el día de mañana tendremos profesionistas adultos incapaces de evaluar su propio desempeño, ansiosos por la aprobación de un superior sobre su trabajo.  Y creo que esto no es lo que queremos formar… ¿ustedes qué opinan?

Anuncios
Estándar

4 thoughts on “Ha cambiado el concepto de educación… ¿también ha cambiado el concepto de evaluación?

  1. Hola Gaby:

    Coincido contigo en lo relativo en evaluar para el aprendizaje. La idea de la evaluación debería ser esa, apoyar el aprendizaje. No sólo obtener datos de qué aprendió, sino de cómo podría aprender de una mejor forma.

    Sin embargo, la parte que mencionas de la resistencia de los profesores a ser evaluados me parece que es una arista con distintas puntas. Las condiciones laborales que muchas veces yo calificaría como “terrorismo laboral” que viven en las instituciones públicas. Entre los dos núcleos de poder (sindicatos, institución y gobierno) realmente son pocos los maestros que están ahí por verdadera vocación de servicio y si a eso le sumas que deben aguantar que los plazas sean asignadas por compadrazgos, las cuáles aún a pesar de la evaluación te aseguro que no podrán ser revocadas, se sientan amenazados por un agente más que ven como de represión y control.

    Me parece que esta medida gubernamental (una vez más) trata de parchar el problema, se requiere de una intención real de cambio. En donde se busque erradicar la corrupción y se brinde un clima de trabajo sano para los profesores. Pero sobretodo, poniendo las oportunidades para el crecimiento profesional y la justa retribución de acuerdo a sus logros.

    Jejejejeje, sé que no era el tema, pero quería comentar mi opinión.

    Saludos

  2. Hola Nilda, sé que es un tema bastante complejo, sin embargo por lo que está en juego, pues ni modo, todos deben comprometerse. Estoy totalmente convencida de que si la educación en nuestro país mejorara, todo mejoraría. Si estuviéramos hablando de que los electricistas no quieren ser evaluados, ok, lo analizamos. Pero aquí se trata de profesores, que como bien dices, en pocos casos están frente al aula por verdadera vocación. Entonces, si sabemos esto, ¿cómo aceptamos que personas sin vocación, sólo por tener una plaza, estén años y años al frente de grupos de primaria y secundaria? ¿cómo esperamos que estos niños aprendan?.

    El pacto por la calidad educativa, en el aspecto de evaluación a profesores, plantea la postura MÁS INOFENSIVA QUE HE VISTO. En ningún lugar dice que los van a despedir o que les van a bajar el sueldo si salen mal evaluados. Solamente los capacitarían. ¿Qué profesor puede estar en contra de su propia capacitación?

  3. Hola Gabi,
    Opino desde lo educativo. Como maestra que ganas me dan de desaparecer la calificación de mi labor y viéndome más radical, tal vez hasta la evaluación como una responsabilidad que reae en el docente. ¿Por qué? porque finalmente implica un juicio de un “estado o punto de llegada previsto por alguien que no es el aprendiz” (curriculum, programa, profesor)

    Me motiva pensar en un proceso educativo como una conversación-acción permanente a propósito de pensar y hacer juntos (profesor, estudiantes… otros profesionales, etc.) en torno a objetos profesionales, que logre movilizar el gusto, el interés y el compromiso con la autoformación. Creo que si se logra ir avanzando en ello, se construye autonomía y la evaluación pierde fuerza o quizás se coloca en otro lugar. El aprendiz va conociendo y comprendiendo criterios de un “buen hacer y pensar” desde el ver a otros que saben más “haciendo y pensando”. Estoy pensando en realidad en comunidades de práctica y aprendizaje (Diaz Barriga) A lo mejor es otro enfoque más a los ya considerados.

    Saludos.

  4. Hola Gaby, creo que el simple tema de cómo evaluar; no solo a los alumnos o los maestros, sino a un trabajador, un gobernador, un entrenador de fútbol; siempre será un tema polémico y en el que se puedan incluir muchos criterios. Muchas veces, a un candidato para un puesto laboral se le considera competente cuando se le evalúa en base a ciertos parámetros o criterios, pero a la vez se le considera incompetente cuando esos parámetros cambian. Cuando una institución educativa dice: para mi un alumno debe saber hacer tal o cual cosa para demostrar que desarrolló las competencias X, Y y Z, en realidad está estableciendo criterios que a su juicio son los más ideales para que el alumno se desempeñe profesionalmente.
    Definitivamente estoy de acuerdo contigo, al cambiar lo que entendemos ahora por educación, debemos replantearnos el modelo y los criterios que utilizamos para evaluar a nuestros alumnos, para que hagan sentido con los objetivos de aprendizaje que les fueron marcados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s