El futuro de la educación a partir de la inclusión de la red en los procesos de aprendizaje/enseñanza

Hoy voy a hablar de la forma como la educación ha cambiado y continuará cambiando a partir de la inclusión en la red en los procesos de enseñanza y aprendizaje, particularmente enfocado a la educación dirigida a estudiantes universitarios.  Identifico varias características de esta nueva forma de vivir el aprendizaje, así como algunas áreas de oportunidad a tomar en cuenta si queremos que la incorporación de la red en la educación genere frutos positivos:

CARACTERÍSTICAS Y ÁREAS DE OPORTUNIDAD:

1. FLEXIBLE.  La educación del futuro, apoyada por el uso de la red, puede desarrollarse de una manera mucho más flexible.  Una de las grandes ventajas de esta flexibilidad es que permite al alumno trabajar, investigar, producir y publicar en los momentos en que para él sea más conveniente.  En esta era donde un estudiante universitario acude a clases presenciales, trabaja, participa en trabajos por equipo, presenta exámenes, realiza investigación documental y de campo; la red nos permite una mayor flexibilidad para que alumnos y profesores avancen a su propio ritmo.  Lejos de considerarse un problema, creo que bien enfocada, esta libertad puede provocar que más personas accedan a la educación y no por eso abandonen otras actividades profesionales o familiares.

2. USO DE MÚLTIPLES MÉTODOS Y HERRAMIENTAS. La educación del futuro, no puede basarse en un sólo método de aprendizaje o utilizar una sola herramienta. Lejos quedaron los tiempos en los que un profesor elegía un libro de texto y fundamentaba toda su clase en dicho libro: resúmenes, contestar cuestionarios, subrayar.  Hoy, y en el futuro, podemos contar con una combinación de herramientas y fuentes de información como libros, revistas, blogs, videos, redes sociales, “papers”, bases de datos e investigaciones en línea.  Así mismo, los profesores contamos con varios tipos de herramientas para enriquecer el proceso de enseñanza/aprendizaje que pueden adaptarse a distintos tipos de estudiantes y la forma como prefieren exponer y representar sus propuestas: De manera presencial en el aula, ligas para subir trabajos, a través de la creación de un vídeo, aulas virtuales con discusiones en vivo, por mencionar algunas.  El reto para los profesores es lograr capitalizar este gran número de métodos y herramientas; saber elegir los adecuados de acuerdo al tipo de alumnos que conforman su grupo, y ser un buen moderador de los tiempos y participaciones de sus estudiantes.

3. ORIENTADA EN ALCANZAR OBJETIVOS DE APRENDIZAJE. Más que centrarse en temas, la educación del futuro debe centrarse en lo que buscamos que el alumno aprenda.  Los temas encasillan el aprendizaje y limitan su alcance; los objetivos de aprendizaje son metas que se plantean para lograr un aprendizaje global e incluyente.  El reto aquí es involucrar al alumno para establecer en conjunto una serie de objetivos de aprendizaje para que él mismo identifique el significado de las actividades planteadas para alcanzar dichos objetivos.  Esto resuelve el problema típico del alumno que siente que lo que está estudiando, no sirve para nada.

4. ENFOCADA EN EL APRENDIZAJE COLABORATIVO. La educación del futuro no puede ser un monólogo.  Es fundamental involucrar al alumno en un diálogo entre pares, fomentar actividades que generen participación activa de los estudiantes en la generación del conocimiento: No hay nada más aburrido que anotar lo que el profesor dice; no hay nada más maravilloso que ir descubriendo tu mismo la forma de hacer las cosas.  La educación hoy debe centrarse en aprender haciendo.  Cuando el estudiante se convierte en el arquitecto de su propio aprendizaje, se compromete con el curso, se vincula a las actividades con gusto y participa no por obligación, sino porque quiere hacerlo.

5. REQUIERE FORMAS NUEVAS DE EVALUACIÓN. La educación del futuro no puede descansar en las formas de evaluación del pasado.  Los exámenes tradicionales, con reactivos de opción múltiple, de los cuales depende muchas veces casi la totalidad de la nota que el alumno obtiene en la asignatura, son formas incompletas y poco justas de medir el aprendizaje logrado.  El reto es involucrar varias formas de evaluación de los conocimientos, que vayan aplicándose a lo largo del curso y no sólo al final.  La carpeta del curso, los proyectos de investigación, los ensayos, las presentaciones orales, la participación en discusiones presenciales y virtuales, en fin, la combinación de varias técnicas de evaluación se convierten en una forma completa y objetiva de medir el aprendizaje de los estudiantes del futuro.

 

Anuncios
Estándar

Un comentario en “El futuro de la educación a partir de la inclusión de la red en los procesos de aprendizaje/enseñanza

  1. Hola Gabriela,

    Me gustó mucho todo lo que has expresado aquí. En particular, me resonó esta frase: “La educación hoy debe centrarse en aprender haciendo. Cuando el estudiante se convierte en el arquitecto de su propio aprendizaje, se compromete con el curso, se vincula a las actividades con gusto y participa no por obligación, sino porque quiere hacerlo.”

    Saludos,
    Nikki

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s